MIS HISTORIAS


Su habitación era donde más cómoda se sentía, pero era una jaula. Una jaula dentro de otra. Buscar asesinos entre el orfanato y el cementerio era tan inútil como buscar una aguja en un pajar, y que nunca hubiera sido tirada. 

 Hoguera de Estrellas – Lola Molina