Desequilibrio de la balanza rota.

Siendo una niña muda y aterrada. “Oír, ver y callar” me repitieron. Con inocencia, viendo y oyendo, siempre en silencio. Y me pregunto cuándo viene el momento de hablar y contar, de decir lo que pienso. Injusticias y odio delante de mis pupilas. Quiero entender mientras la gravilla del reloj de arena se resbala entre mis dedos y los vuestros. Tanto daño y dolor, y tan poca ayuda y compasión.

Le grito a esa balanza que beneficia a reyes y perjudica al pueblo; a aquellos que castigan civiles y destruyen vidas por mero egoísmo; a los que prohíben amar; a los que no aman y maltratan; a los que discriminan; a los que torturan animales bautizándose como bestias; y a los que alimentan a los suyos con crueldad. Combate perdido, tiempo de odio y lágrimas de sangre en los mares que unen condenados.

Cómo quieren que callemos si tenemos ganas de gritar porque el mundo es injusto y no tiene reverso.

— Lola Molina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s