Pesadillas

A menudo tenía pesadillas, una que se repetía noche tras noche. Íbamos a un parque, yo me alejaba de la plaza central, y cuando me giraba, mi madre se estaba marchando con su abrigo rojo puesto. Yo corría hacia ella cual niña que no se quiere quedar atrás, pero cuando ella se detenía para mirarme era irreconocible, y siempre tenía la cara de color verde. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s